Después de lo que resultó ser “el viaje del infierno” a Viena, Austria, las Kardashians no tuvieron un vuelo placentero de regreso a casa al tomar sus asientos en primera clase.




Después de ser acosada por un hombre con la cara pintada de negro imitando a Kanye West en el baile de Viena, Kim reveló que en su vuelo a casa una mujer comenzó a gritarle a su hija North.

“Mi mamá tenía al bebé, yo me quedé dormida, y me despertó una mujer gritando, “es el bebé de Kanye West!” La mujer le estaba gritando en mi hija, entonces me levante de un salto”, contó, antes de que su hermana Khloé interviniera: “Yo le hubiera dado un puñetazo en la cara”.

“Esta señora se puso de pie en la cabina de primera clase y gritó con todas sus fuerzas: “Ella está con un hombre negro, y su bebé también es negra. Deben callar a ese bebé negro” le contó Kris a Khloé.

Kim continuó contando cómo la mujer empezó a hablar de su sex tape con su ex novio Ray J, gritando: “‘Y ella tiene un video porno con un chico negro. Qué asco, con un hombre negro”. Y así una y otra vez.
Según Kim, el piloto tuvo que salir y advertirle a la mujer que iban a llamar a la policía tan pronto como aterrizan, y aparentemente el marido de la mujer se sentó con ella y le dijo que “se callara”.

“Fue el viaje del infierno. Fue tan racista”, dijo Kim Kardashian.