Martin Luther King Jr. Preso, 1958


Martin Luther King Jr. arrestado en 1958



En 1958, junto a otros activistas, King fundó la Conferencia de liderazgo cristiano del sur (SCLC, por sus siglas en inglés) con el fin de aglutinar y movilizar sin violencia el poder de las iglesias de los afroamericanos en defensa de los derechos civiles.

En 1959 visitó la India, el país de Mahatma Gandhi. En ese momento ya tenía un buen conocimiento de la doctrina de la no violencia que había defendido Gandhi antes de su asesinato que había adquirido a través de sus repetidas conversaciones con el teólogo Howard Trumman. Pero la visita a la India afectó grandemente a King que regresó a Estados Unidos todavía más comprometido con la política de la no violencia.

En los siguientes años King se dedicó a organizar actos de protesta no violenta bien organizados para llamar la atención sobre la discriminación que sufrían los afroamericanos en los estados sureños como consecuencia de la aplicación de las leyes racistas conocidas como Jim Crow y que tenía como una sus peores consecuencias la privación del voto a los afroamericanos.


Marcha de Washington D.C., el 28 de agosto de 1963, cuando King pronuncia ante un cuarto de millón de personas su famoso discurso de Tengo un sueño en el Memorial de Lincoln.

Marcha de Selma en Alabama. En 1964 participó en esta famosa marcha en defensa de las actividades para registrar votantes de color.



Asesinato
King acudió a Memphis en apoyo de los trabajadores encargados de la recogida de la basura, que estaban en huelga. La tarde del 4 de abril de 1968, King se encontraba junto a sus colaboradores en el balcón del motel Lorraine, donde se alojaba. Y allí un solo disparo acabó con su vida.

Parece ser que sus últimas palabras fueron para un músico que iba a participar esa noche en un acto y fue para pedirle que tocara muy bien la canción “Take my hand, Precious Lord”.

El asesino fue el supremacista blanco James Earl Ray, un ladrón con un historial de crímenes menores a su espalda. Una vez detenido se escapó y fue arrestado dos meses más tarde del asesinato cuando intentaba abordar un avión en Londres con destino a Rodesia (Zimbawe, un país africano donde en aquel entonces gobernaba un gobierno supremacista blanco).

Ray fue condenado a 99 años de prisión y falleció en prisión en 1998. Si bien ha habido a lo largo de los años numerosas conspiraciones sobre quién fue, en realidad, el asesino o quién estaba detrás.

La muerte de King provocó revueltas en muchas ciudades de Estados Unidos, donde se respondió con violencia a su asesinato. Fue enterrado en su Atlanta natal, donde hoy se puede visitar su lugar de último descanso.

Entradas populares

Clásicos dEl RocK